Hoy en día, escuchamos muy a menudo eso de “mi hijo no pronuncia bien, ¿qué hago?”, “tengo nódulos y me han mandado al foniatra”, “a mi padre le ha dado un ictus y me han dicho que debe llevar tratamiento logopédico”… Estos casos son reales, entro otros muchos, y todos ellos tienen en común un profesional, el logopeda.

El logopeda es el profesional que se  encarga de la prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento de las alteraciones de la comunicación, el lenguaje, el habla, la voz, la audición y  de las funciones orales asociadas (respiración, masticación y deglución).

En España, los logopedas trabajan en medios sanitarios, socio-sanitarios y educativos como profesional no docente. También ejercen la profesión de forma privada. Prestan sus servicios a personas de cualquier edad, sea cual sea el origen que origina sus trastornos de comunicación y funciones asociadas. Además, debe ser capaz de realizar su función en equipos multiprofesionales (dentistas, otorinolaringólogos, fisioterapeutas, psicólogos, neuropsicólogos, pedagogos, maestros, terapeutas ocupacionales…), pues existen patologías que requieren de la labor de más de un profesional, como por ejemplo, como hemos dicho anteriormente, en una disfonía, trabajan tanto el otorrinolaringólogo, como el logopeda.

Entre las patologías que tratan se encuentran: dislalias, disartrias, disfonías, dislexia, trastorno específico del lenguaje, deglución atípica, disfagias, afasias, disfemia, trastornos neurodegenerativos, trastornos del desarrollo, etc. ¡No os preocupéis! Aunque parece que hablemos en chino, las iremos explicando, pues son más frecuentes de lo que parece.

Las técnicas que utiliza el logopeda en su trabajo dependen de la patología ante la que se encuentre, pues no se trata igual un problema de pronunciación, uno de lectoescritura, o uno de deglución. Existen muchas, por lo que es el propio profesional el que las adapta a cada paciente, para poder realizar un tratamiento lo más eficaz posible.

Ante todo, el logopeda realiza una labor fundamental en la que el objetivo final es mejorar la calidad de vida del paciente, sea cual sea su problema, por lo que se implica al 200% de su capacidad, ya que es una profesión vocacional.

“la logopedia es oír una lágrima, articular una emoción, vocalizar un deseo, leer el alma, escribir una sonrisa, en fin, ayudar a expresar lo que el hombre tiene de humano”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s